El nuevo jefe de los espías tendrá superpoderes

Inteligencia Política

A pesar de no haber designado una persona al frente de la AFI, el presidente le dará facultades extraordinarias para revisar y decidir.

 

En su discurso inaugural, Alberto Fernández dio definiciones contundentes respecto de los servicios de inteligencia, la justicia y el periodismo.

En primer lugar afirmó que iba a intervenir la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y que iba a eliminar los fondos reservados para usarlos en su compromiso para combatir el hambre. ¿Qué significa intervenir el organismo de los espías?

Una intervención implica asignarle facultades extraordinarias a la persona que se designa como interventor y podrá acelerar la toma de decisiones sin la necesidad de ser absorbido por la burocracia estatal. En el caso de los organismos públicos públicos, cuando se intervienen, se eliminan los cargos jerárquicos y el interventor pasa a tener contacto directo con las direcciones. De esta manera, el nuevo jefe de la AFI podrá hacer pedidos de informes con su sola firma.

En casos de otras intervenciones estatales anteriores, el rol de interventor suele ser ordenar la institución y presentar un informe de situación para luego toma la decisión de eliminar el organismo o reformarlo.

Alberto, en línea con esta medida, afirmó también que eliminaría los fondos reservados de la AFI y de todo el sistema de inteligencia nacional que incluye a las fuerza federales que dependen del Ministerio de Seguridad y del Ministerio de Defensa. Ese dinero será usado para su programa para combatir el hambre. En un contexto de crisis, esta reasignación de recursos le dará aire a lo primeros meses de su gestión.

¿Qué podrá encontrar el nuevo interventor de la AFI? La decisión despierta expectativa porque se podrá pedir información sobre operaciones y exigir que se rindan cuentas sobre los gastos con fondos reservados.

En su discurso, Fernández fue tajante con una frase que englobó a los servicios de inteligencia, la justicia y los medios. “Nunca  Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, ´operadores judiciales´, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos”, afirmó.

Deja un comentario