Rossi, un duro del PJ que buscará revertir la imagen del kirchnerismo en las Fuerzas Armadas

Fuerzas Armadas Fuerzas Armadas Argentinas

Agustín “Chivo” Rossi no lleva ese apodo por causalidad. El diputado del PJ y próximo ministro de Defensa tiene una personalidad temperamental y por momentos impulsiva. Pero si hay algo que nadie le puede negar es su fiel apoyo al kirchnerismo desde un primer momento.

Rossi es un verdadero soldado de la causa kirchnerista. Ingeniero de profesión y formado en el peronismo de Santa Fe el designado ministro de Defensa de Alberto Fernández es un fundamentalista de las coyunturas: se adapta al verticalismo que le depara el poder kirchnerista.

Hace menos de dos meses Rossi estaba al frente del bloque de diputados peronistas donde dio batalla al macrismo con dureza y no se le pasaba por la cabeza ir al Ministerio de Defensa. “No voy a ir a un lugar donde no tenga dinero ni para comprar dos balas”, decía. Pero una larga charla con Fernández y la decisión de acompañar su regreso al comando de las Fuerzas Armadas con una ley para reforzar el presupuesto militar terminó de convencerlo de cambiar de opinión. Esto contempla un amplio plan para las Fuerzas Armadas en el futuro inmediato.

“Rossi es un chivo ya que cuando se le pone en la cabeza una idea es muy fácil moverlo. Pero tiene una lealtad por Cristina Kirchner que conmueve”, reflexionó ante Infobae un diputado del PJ que trató asiduamente al peronista santafesino.

Nacido en Vera en 1959 Rossi se recibió de ingeniero en Rosario y a partir de los años 80 empezó a militar activamente en el peronismo de Santa Fe. Fue concejal de Rosario durante dos mandatos y diputado nacional del PJ en el 2005 donde defendió a capa y espada cada una de las leyes que promovía el entonces presidente Néstor Kirchner.

Rossi estuvo al frente de la bancada de diputados del PJ durante el macrismo (Gustavo Gavotti)

Rossi estuvo al frente de la bancada de diputados del PJ durante el macrismo (Gustavo Gavotti)

Pero su actuación central fue en el gobierno de Cristina Kirchner donde ocupó el Ministerio de Defensa entre mayo de 2013 y diciembre de 2015. Pradójicamente durante su paso por Diputados Rossi casi ni se ocupó de los temas militares. En el largo listado de proyectos que impulsó de su autoría no figuran temas destinados a las Fuerzas Armadas aunque sí se destacaron temas polémicos de la era kirchnerista como la ley que redujo la cantidad de miembros del Consejo de la Magistratura, una jugada altamente cuestionada por la oposición ya que se leía como un intento por controlar la designación y enjuiciamiento a los magistrados federales.

Rossi tuvo dos fallidos intentos por llegar a la gobernación de Santa Fe. Fue precandidato a gobernador de su provincia en 2007 y luego en 2011. Nunca pudo derrotar al socialismo que manejaba los hilos de la provincia en manos de Hermes Binner o Miguel Lifschizt.

En mayo del 2013 Cristina Kirchner convocó a Rossi como ministro de Defensa y fue allí cuando su figura cobró mayor dimensión nacional. Desde el Edificio Libertador Rossi impuso un ministerio siguiendo las directrices de una política castrense que habían impuesto sus antecesores Nilda Garré y Arturo Puricelli. Es decir, una estrategia de defensa fuertemente politizada en los cuestionamientos a los militares por su historia en la dictadura militar, orientada a la izquierda latinoamericana del eje bolivariano y con escaso nivel de inversión presupuestaria.

Rossi apoyó en su momento al polémico César Milani como Jefe del Ejército, quien estaba acusado por la la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo, ocurrida en 1976, cuando el ex jefe del Ejército revestía como subteniente de esa fuerza. La semana pasada Milani fue absuelto en esa causa.

Cuando llegó al Ministerio de Defensa Rossi nunca quiso investigar las supuestas irregularidades cometidas en contrataciones para la Campaña Antártica 2012-2013 durante la gestión de su antecesor, Puricelli.

Hacia afuera de las Fuerzas Armadas, el paso de Rossi por Defensa se lo recuerda en gran parte por la desaparición de un misil TOW 2, un arma con cabeza inteligente y capaz de perforar cualquier blindaje conocido, del Escuadrón de Caballería Blindado 1 de Arana, localidad ubicada en La Plata.

 Cristina Kirchner confió en Rossi durante su mandato para ponerlo al frente del Ministerio de Defensa Télam 162

Cristina Kirchner confió en Rossi durante su mandato para ponerlo al frente del Ministerio de Defensa Télam 162

Rossi reconoció “la ausencia de material sensible” de la unidad militar platense y ordenó al jefe del Ejército hacer la denuncia correspondiente por robo donde el Ministerio de Defensa se presentó como querellante. Pero nunca se supo nada de ese extraño faltante de armas militares.

Durante su gestión en Defensa Rossi realizó un tenue equipamiento de las Fuerzas Armadas ya que no era la prioridad presupuestaria de Cristina Kirchner el área castrenses. Así, se compraron cuatro buques de guerra, firmó un contrato de 1.000 millones de pesos para desarrollar 6 radares para las fronteras, se reequiparon 120.000 uniformes multicam, 50.000 correajes modulares, 23.000 cascos de kevlar, 30 camiones tractores REO M 931 con semirremolque de 25 toneladas, 18 vehículos de combate M113 y 5 vehículos de la familia TAM. A la vez, puso en marcha el operativo escudo norte, el Fortín II para operaciones de vigilancia y control del área geográfica de interés nacional, y de operaciones de ayuda humanitaria y apoyo a la comunidad.

Desde esa perspectiva, Rossi le dio una fuerte impronta a los militares de ayuda a la comunidad en casos de catástrofes y emergencias. Muchas veces este accionar se vio mezclado con una suerte de campaña proselitista encubierto.

Hacia adentro de las fuerzas se lo recuerda a Rossi como un hombre de “fuerte temperamento” y continuador de la política de Garré donde los militares sufrieron cierto estigma político por su papel en la historia oscura de la dictadura.

Ya en el 2015, con Mauricio Macri en el poder, Rossi asumió como diputado y se puso al frente del bloque del PJ para combatir todas las políticas del gobierno.

Alberto Fernández puso ahora a Rossi en el desafío de regresar a Defensa. El rigor, esa jugada tuvo como telón de fondo la imperiosa necesidad de poner a Máximo Kirchner como jefe de bancada del PJ en un blindaje político que buscó la vicepresidenta electa para el futuro inmediato.

Rossi ya trazó los lineamientos centrales de lo que será el plan de Fernández para las Fuerzas Armadas con una fuerte impronta en la estrategia regional, escaso vínculo con los Estados Unidos y un desarrollo de la industria para la defensa local. Para ello, Rossi se aseguró la aprobación de un Fondo Nacional de la Defensa (FONDEF), para “revertir la curva de desinversión en el área”. Con ello, buscará no sólo reequipar a las fuerzas sino llegar al Edificio Libertador con una promesa en puerta que podría modificar los recuerdos poco gratos que los militares tienen de la era kirchnerista.

Deja un comentario