Pánico para una médica en la Villa 31: entró por una emergencia y le gatillaron cuatro veces

Fuerzas de Seguridad

La profesional es del Hospital Rivadavia. Fue atacada por un grupo de jóvenes cuando volvía a la ambulancia. Un policía le salvó la vida

Andrea Gómez, médica del Hospital Rivadavia, vivió momentos de pánico mientras cumplía con su trabajo: fue atacada por delincuentes que le gatillaron cuatro veces, después de atender una emergencia en la Villa 31. Según relató la víctima, todo ocurrió ayer mientras se encontraba acompañada por un efectivo de la Policía de la Ciudad, quien logró sacarle el arma al hombre que intentó disparar, aunque no pudo detener a ninguno de los atacantes.

Gómez contó que llegó a la villa en una ambulancia del SAME, caminó 300 metros por los angostos pasillos del barrio y cuando llegó al domicilio le informaron que ya no requerían del servicio médico.

Fue entonces que la médica se dispuso a salir del barrio junto al efectivo y luego de caminar algunos segundos con dirección a la ambulancia, fue abordada por un grupo de seis jóvenes; uno sacó un arma y les gatilló cuatro veces. “Temí por mi vida. En ese trayecto de regreso al móvil, pensé que nos iban a disparar”, agregó.

“Eran varones jóvenes y uno de ellos sacó un arma y gatilló cuatro veces contra el personal policial y contra mí, sin mediar palabra”, relató la mujer, quien sostuvo que “no sabría decir los motivos por los que gatillaron”.
Play

En ese sentido dijo: “ni siquiera fue un motivo de robo, de discusión, de nada”. La víctima detalló que en el momento del ataque, el efectivo policial “inmovilizó el arma, se la logró quitar a esta persona, me cubrió y logró sacarme rápidamente del lugar”.

Además, puntualizó que dos de los hombres que estaban en el grupo intentaron trenzarse a golpes con el efectivo, que “lo primero que hizo fue protegerme y sacarme sana y salva del lugar”. “Era un arma real. Era una 22 corta. Nos dirigimos a la dependencia policial para hacer la denuncia correspondiente. El policía no pudo hacer detención. Era yo o detener a las seis personas. Agradezco que me protegió a mí y me pudo sacar de la villa”, resaltó la doctora, quien se desempeña hace más de 15 años en el sanatorio porteño. “No es la primera vez que nos atacan, aunque cada vez hay más ataques”, denunció.

“Si le hubiera ocurrido algo al policía no sabría cómo salir. Es difícil llegar a un lugar que no es seguro. Exponernos. Siempre respondemos a todos los llamados. Nunca le quitamos la atención a nadie. En este caso no hubo una amenaza inmediata, por eso es más difícil de predecir”, añadió.

La médica también advirtió que por “ese momento de estrés” no pudo “identificar a las personas” que la atacaron. No obstante la policía comenzó una investigación tras incautar el arma con la que se efectuó el ataque. “Entramos con seguridad porque siempre tenemos a la policía a nuestra disposición. No sé qué más decir para que esto no ocurra”, finalizó.

Fuente: www.infobae.com

Deja un comentario