El presupuesto en Seguridad de Macri creció 476% en comparación con Cristina Kirchner

Fuerzas de Seguridad Política

El gobierno destinará $1500 millones este año para equipamiento y capacitación de las fuerzas; en dos años se gastará lo que el kirchnerismo erogó en 10

Por Martín Dinatale
mdinatale@infobae.com

La estrategia política del Gobierno de reforzar sustancialmente la lucha contra la delincuencia y el narcotráfico se reflejó en los números del presupuesto: el Ministerio de Seguridad aumentó en 2016 un 476% sus fondos en comparación con el presupuesto que tuvo esa misma cartera entre 2011-2015 cuando Cristina Kirchner gobernó durante su segundo mandato.

Según datos oficiales del Ministerio de Seguridad a los que accedió Infobae, el año pasado se gastaron $1.548.644.212 mientras que entre 2011 y 2015 ese mismo ministerio destinó $325.404.405. Pero el exponencial aumento presupuestario que dispuso la ministra Patricia Bullrich no se detendrá allí: para este año se destinarán $1.585.110.193 para comunicaciones, salarios, medios de transporte y equipamiento en seguridad.

Esto implicará que en apenas dos años de la gestión de Macri se destinará desde el Ministerio de Seguridad un presupuesto global en seguridad que representará todo lo que en 10 años gastó Cristina Kirchner en la cartera que manejaba Sergio Berni.

“Está muy claro que para el gobierno de Cristina Kirchner el tema de la seguridad era apenas una problemática social y no se atendió la lucha contra la inseguridad o el narcotráfico a fondo con un mayor presupuesto en equipamiento de las fuerzas o capacitación”, dijo a Infobae Alberto Föhrig, secretario de Coordinación, Planeamiento y Formación del Ministerio de Seguridad.

El mayor desfasaje que se observó en el presupuesto que manejó la ministra Bullrich el año pasado en comparación con los números del kirchnerismo se reflejó sustancialmente en crecimiento para equipamientos en seguridad. Mientras que en 2011-2015 se destinó $203.828 millones para compra de equipamiento en Seguridad, en 2016 se gastó $894.523 millones.

Ese monto destinado a presupuesto en equipamiento del año pasado y en lo que será el gasto de este año fue destinado a varios rubros. Por lo pronto, se invirtió en la adquisición de un moderno centro técnico de control en frontera para cuatro puestos clave donde hasta ahora se colaba la mayor cantidad de tráfico de drogas del país: las localidades de La Quiaca, Salvador Masa, Aguas Blancas y Puerto Iguazú. En esos lugares se instalaron radares estratégicos y tácticos de producción israelí, drones, cámaras y un sistema de transmisión de imágenes en vivo de esos lugares desde el Ministerio de Seguridad situado en la Capital. Para la puesta en marcha de estos centros se capacitó a 600 agentes de diversas fuerzas de seguridad.

A su vez, la cartera de Bullrich informó que en 2016 se compraron 18.000 chalecos antibala para las fuerzas de seguridad, de los cuales 4100 eran para mujeres. Por otra parte se compraron armas reglamentarias con diferentes niveles de sofisticación, un helicóptero italiano Augusta para la Gendarmería, otro helicóptero Airbus 145 para la Policía Federal, 12 lanchas para Prefectura de producción nacional y otras cuatro lanchas israelíes para controlar los centros de frontera.

En 2017 se gastarán $1.585.110.193 de los cuales $531.861.441 irán a gastos en comunicaciones; unos $679.466.969 en medios de transporte y $73.781.783 en equipamiento de seguridad, lo que hará una variación del 544% mayor respecto al presupuesto que manejó Cristina Kirchner entre 2011 y 2015.

¿Será transparente el sistema de compras de este equipamiento? Según dijeron Föhrig y Martín Siracusa, subsecretario de Gestión Administrativa, se implementó para la compra de equipamiento del Ministerio de Seguridad un sistema de compras por licitación pública bajo la supervisión de la Oficina Anticorrupción y con la coordinación de una Unidad Ejecutora de compras.

Por otra parte, se estima que con los 1.500 millones de pesos destinados para el presupuesto de este año el Ministerio de Seguridad desarrollará un sistema de control en la puerta de los estadios, en rutas y en localidades del Conurbano que permitirá a la policía verificar por medio de un teléfono con huella dactilar los antecedentes penales de cualquier persona. Habrá unos 500 teléfonos de última generación para este programa.

Con la intención de instruir a los uniformados de Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Seguridad Aeroportuaria, el Gobierno desarrolló el Instituto Conjunto de Estrategia que capacitará a los jefes de las 24 policías provinciales y a los cuatro jefes de las fuerzas de seguridad. Allí se dictarán cursos de fuerzas de seguridad de Estados Unidos, España, México y Brasil, entre otros. Todos estos serán financiados en gran medida con fondos del BID.

Está claro que al menos desde el punto de vista del gasto presupuestario el aumento del 476% en los fondos para Seguridad del gobierno de Macri apunta a dar con una estrategia completamente diferente a los planes que en su momento se trazó Cristina Kirchner con Sergio Berni para combatir la delincuencia y el narcotráfico.

Infobae

Deja un comentario