Avances. Una investigación israelí demuestra que el “sobreenfriamiento” puede cambiar la forma de administar fármacos

Política Internac.

Itongadol/AJN.- Cuando el agua se enfría por debajo de los cero grados, se congela… pero no siempre. Es que algunas sustancias que se someten al proceso de “rápida congelación” o “sobreenfriamiento” permanecen en forma líquida, incluso a temperaturas bajo cero. Con ello, investigadores de la Universidad de Tel Aviv determinaron que este procedimiento puede revolucionar los procesos de administración de fármacos al “congelar” las drogas en un momento óptimo y en una determinada ubicación en el cuerpo.

El estudio es dirigido por el Dr. Roy Beck de la universidad de Tel Aviv y es el primero en romper las reglas que rigen sobre el complejo proceso de cristalización a través del rápido enfriamiento ya que la investigación plantea que las membranas pueden ser diseñadas para cristalizar, o congelarse en un momento específico, según informó el portal de innovación israelí “No Camels”.

“Presentamos un material superenfriado como metaestable, lo que significa que es muy sensible a cualquier perturbación externa que puede transformarse de nuevo a su estado de baja temperatura estable”, dijo el doctor Beck.

Y añadio: “Hemos descubierto en nuestro estudio que es posible controlar el proceso y aprovechar las ventajas de la transición líquido/ no-líquido para diseñar un sistema de encapsulación de fármacos a nanoescala precisa y eficaz”.

Para el propósito del estudio, los investigadores llevaron a cabo experimentos en vesículas de fármacos a nanoescala, es decir, sacos llenos de líquido que suministrar fármacos a sus objetivos. ¿El objetivo? Determinar la dinámica precisa de cristalización.

Los investigadores utilizaron un sistema de dispersión de rayos X de estados sensibles a las estructuras a nanoescala para observar el proceso de cristalización.

“Uno de los retos clave en el diseño de las nuevas nano-vesículas para suministro de fármacos es su estabilidad. Por un lado, se necesita una vesícula estable que atrape su medicamento hasta que alcanza la célula enferma específica. Pero, por otra, si la vesícula es demasiado estable, la carga útil no puede ser liberada a la llegada a su destino. Se trata de un nuevo mecanismo para la liberación oportuna del fármaco”, apuntó.

Deja un comentario