Comenzaron las indagatorias al “clan Alé” por lavado de dinero y evasión tributaria agravada

Política

Capital Federal – Rubén “la Chancha” Alé negó ante la justicia federal ser el jefe de una organización delictiva, aunque reconoció tener relaciones “parentales y comerciales” con otras personas sindicadas como integrantes de una banda que manejaba prostíbulos, casas de juego y realizaba maniobras de lavado de dinero.

Así lo señaló Carlos Gonella, Fiscal General de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos, al término de la declaración que por espacio de tres horas brindo esta mañana Alé ante los integrantes del Juzgado Federal número 2 de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Ale, según Gonella, se negó a contestar preguntas del Ministerio Público, pero respondió las preguntas realizadas por Poviña.
Durante su declaración también negó tener testaferros y habló sobre los vínculos personales y comerciales que lo unen con los otros acusados en la causa.

El expresidente del Club San Martín de Tucumán, uno de los clubes más populares de la provincia que actualmente milita en el torneo Argentino A de fútbol, ingresó a tribunales cerca de las 7 y se mantuvo allí por más de tres horas, tras lo cual no dio declaraciones.

En tanto, Gonella explicó que Ale reconoció ser propietario de la remisería “5 estrellas”, aunque aclaró que “los autos no le pertenecen ya que son de terceras personas que contratan el servicio de radio llamada” para trabajar con la empresa.

Gonella explicó que la ronda de indagatoria se extenderá hasta el 8 de noviembre con los otros citados, entre ellos Adolfo, alias “El Mono” Ale, hermano de “la Chancha”.

“Entiendo que cuando esto termine, el juez, en un mismo acto, resolverá la situación procesal de todos los involucrados en la causa”, indicó el funcionario.

“El próximo acto es de suma trascendencia para esta causa ya que el juez debe dictar la resolución procesal de las personas que declaren”, agregó.

La fiscalía le atribuye a “la Chancha” Ale ser jefe de una asociación ilícita destinada a cometer múltiples delitos, entre ellos la explotación sexual de personas.

También Susana Trimarco les atribuyó el secuestro y la desaparición de su hija, María de los Ángeles “Marita” Verón, ocurrida en el 2002.

“En esa descripción de los hechos se hace referencia a la causa Iñigo, que es la causa donde ya fueron juzgados y absueltos, pero ahora se está resolviendo en la máxima instancia jurisdiccional de la provincia la situación de estas personas”, resaltó Gonella. En esa causa, pese a quedar absueltos del hecho concreto por la desaparición de Marita Verón, “quedó acreditado que él y otras personas integraban una red de explotación sexual”, explicó.

“Ese es un dato del cual la fiscalía se aferra fuertemente porque ahí no hay discusión, se dice claramente en un párrafo de la sentencia y quedó acreditado en ese juicio que integraban una red de explotación sexual”, agregó.

Según Gonella, “para nosotros es un indicio suficiente para atribuírselos en el marco de esta asociación ilícita de la que consideramos que es el jefe”.

“Hay varios manuscritos dentro de la documentación secuestrada que utilizamos como prueba, donde María Jesús Rivero (otra de las acusadas por la desaparición de Marita y expareja de “la Chancha”) hace referencia a episodios de violencia, a movimientos patrimoniales, transferencia de bienes e inmuebles, entre otros”, expresó el fiscal.

El funcionario explicó que el delito de asociación ilícita, que se le atribuye a Ale, “consiste en una estructura colectiva integrada por un grupo de personas que tienen diferentes roles”.

“Entre esos delitos están la explotación sexual de personas, estafas, infracción al régimen previsional y a la norma impositiva, pero también actos de administración patrimonial a través de los cuales ellos le daban apariencia de legalidad al producido de la actividad ilícita”, sostuvo Gonella.

Fuente: Impulso Baires

Deja un comentario