POLICÍA CONVERTIDA EN UNA “KGB – GESTAPO” Y AGITACIÓN CONSTANTE

Fuerzas de Seguridad Inteligencia Política Internac.

Quienes no vienen al centro de Buenos Aires no experimentan la sensación opresiva que nos angustia a quienes estamos obligados a venir, ni pueden tener idea de lo que estamos viviendo en estos momentos quienes sufrimos la prepotencia policial y la de los agitadores estudiantiles o sindicales o de las villas miseria o de cualquier índole a los cuales la Policía sirve. Este el amargo pan de cada día desde que el kirchnerismo usurpó el poder, pero ha empeorado desde que asaltó el poder de facto el comunista – maoista Zannini.

Hoy, Viernes 25 de Octubre, quienes trabajamos en los alrededores del Rectorado de la Universidad de Buenos Aires, hemos debido sufrir el corte total de cuatro manzanas mediante la utilización de nuevas barreras metálicas intransponibles, a semejanza del muro de Berlin, servidas por un gran contingente de policías que se dedican a coartar la libertad de tránsito de los pacíficos habitantes, substituyendo con su presencia hermética a los agitadores estudiantiles que ni siquiera se molestan en aparecer sabiendo que, como todas las semanas, la Policía los reemplaza en el corte de las calles.

Reclamar a la Policía el libre paso es inútil y peligroso. Flota en el aire la amenaza de ser detenido por “desacato” o “resistencia a la autoridad”. Los policías actuantes alegan estar cumpliendo órdenes y se muestran absolutamente decididos a usar cualquier violencia que sea necesaria contra quien proteste, violencia que tienen orden de no ejercer contra los agitadores que cometen varios delitos cada vez que cortan una calle en forma amenazadora. Los agitadores y sus cómplices son intocables, cueste lo que les cueste en molestias y perjuicios a los ciudadanos indefensos la ilícita actuación de aquellos o de sus cómplices policiales.

Al oír a los policías alegar esa excusa para su prepotencia, he pensado que así como ahora se limitan a impedir la libertad de transitar, mañana, cumplirán cualquier otra orden para cometer atentados peores contra la libertad. Esta Policía está siendo preparada para servir a un Estado más declaradamente comunista que este híbrido peronista – comunista en que tratamos de sobrevivir.

La sensación de falta de libertad, de arbitrariedad de la fuerza pública armada contra una población indefensa y desarmada, es asfixiante. Alguien dirá que verse obligado a rodear un cierre de calles caminando seis cuadras demás es nada más que una pequeña molestia. Sólo un idiota, que no se respete a sí mismo, que tenga alma de esclavo, complejo de perro apaleado y desprecio por la dignidad de ser ciudadano de un país libre, puede dar esa respuesta.

¿Sabe qué es lo peor? Que casi todas las víctimas de este atropello actúan con una resignación servil, no dicen una palabra en defensa de su libertad de movimientos y ni siquiera muestran la más mínima señal de simpatía con quien se atreve a protestar. Lo he comprobado personalmente.

Es decir, el pueblo argentino está siendo acondicionado para aceptar una tiranía comunista servida por una Policía predominantemente política, al estilo de la KGB y de la Gestapo y mantenida en constante agitación por toda clase de prepotentes.

Mientras tanto, la delincuencia común elige sus víctimas libremente todos los días porque sabe que no hay Policía que se lo impida. Está demasiado ocupada en oprimir a los ciudadanos pacíficos. La población civil está siendo desarmada mediante penas brutales y el control en manos de un RENAR (Registro Nacional de Armas) en manos de la izquierda. Y si alguien consigue evitar ser víctima de un delito usando un arma, es detenido, procesado y molestado por un tiempo indefinido, además de quedar expuesto a la venganza de los cómplices del delincuente herido.

* * *

Los estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires que quemaron un altar y profanaron con sus excrementos la Iglesia de San Ignacio hace un mes, siguen impunes y los que usurparon el Colegio, causando toda clase de daños, fueron levemente sancionados. Aún eso es dudoso que se mantenga porque el Rector del Colegio recibió amenazas diciendo: “A los pibes de la toma, no se los toca.” Y no le veo al Rector ni voluntad ni coraje para cumplir con su deber.

Hace unos días, unos villeros incómodos en sus actuales habitaciones de la villa 31 cortaron la autovía “Ilía”, que es una de las principales entradas y salidas de Buenos Aires, causando intolerables perjuicios a los automovilistas. Lo hicieron para “exigir” al gobierno de Macri que les provea diversos servicios públicos. Por supuesto, no fueron reprimidos por la Policía , ni Macri se negó a la exigencia.

Es decir, nos quedan pocas libertades aseguradas por un Estado de Derecho. Todavía el sistema totalitario no ha conseguido suprimir las “libertades casuales” o sea, las libertades olvidadas por la tiranía o porque no le interesa suprimirlas ni tienen posibilidad de hacerlo. Pero eso es “por ahora” ya que todas esas libertades carecen de respeto real y, por lo tanto, son precarias y revocables.

Entretanto, la KGB – Gestapo , bajo el mando del proto – nazi Berni, Secretario de Seguridad, se sigue montando sin prisa pero sin pausa. Esto no cambiará si en la elección del Domingo Zannini e INDRA le regalan una mayoría fraccionada a la “oposición”. La mayor parte de ella es afín al comunismo, y los “centristas” jamás enfrentarán a la tiranía en defensa de su libertad y de la mía, si es que quisieran hacerlo, cosa que dudo.

Cosme Beccar Varela

e – mail: correo@labotellaalmar.com

Deja un comentario