Promoción: amenazan con la pérdida de empleos

Política

A fin de año, caducan los beneficios asociados a la ley de Promoción Industrial que rige desde hace 35 años para San Juan, La Rioja, Catamarca y San Luis y cuya última prórroga fue objetada por una acción judicial impulsada desde Mendoza por la Cámara de Comercio de San Rafael, que luego la Corte Suprema, suspendió.

Esos beneficios son la reducción del pago del IVA, de Ganancias y de los derechos que gravan importaciones. Actualmente las empresas todavía tienen un cupo, es decir que parte de esos beneficios no fueron utilizados. Entre las cuatro provincias, el perjuicio de que no se renueve el sistema de promoción, recaería en unas 500 empresas que generan 100 mil puestos de trabajo que aportan una masa salarial que ronda los $4.000 millones anuales.

Los representantes de las Uniones Industriales de esas cuatro provincias están en alerta: “Nuestro pedido es continuar con la política de promoción solo para las empresas ya instaladas en las provincias”, dicen. Los empresarios se muestran dispuestos “a invertir el 50% de las ganancias”, aseguran. Sin embargo, la pelea promete ser dura. Si bien se habló de una nueva prórroga que podría firmar Cristina Kirchner, el inconveniente es el costo fiscal ($ 8.000 millones) que implica mantener las exenciones.

Pero los empresarios insisten en que el incentivo es necesario para completar el proceso de reindustrialización que se logró en esas provincias, a pesar del perjuicio significativo que ocasionó para Mendoza. Jorge Sorabilla, referente de la Union Industrial de La Rioja cuenta que, en su provincia están en juego 10 mil puestos de trabajo y que, la mayoría de las firmas acogidas a la promoción lo perderán a partir del 2013.

Un cálculo estimado por los empresarios indica que las empresas podrían perder entre 5 y 10% de su facturación. Según la utilizacion del bono fiscal que tengan, las afectaciones pueden ser de distinto grado. “El principal perjuicio es empezar a involucionar”, resume Sorabilla. El empresario se refiere al efecto multiplicador del proceso productivo.

Néstor Pepe, de la Cámara Industrial de San Luis, apunta que la desafectación de las promocionadas “podría derivar en situaciones sociales no deseadas. Por ejemplo que quienes trabajan en esas industrias migren a zonas más concentradas” como la Capital Federal. Entre tanto, los líderes sindicales de esas provincias enviaron una carta a Cristina Kirchner para pedirle que prorrogue los beneficios impositivos a las fábricas instaladas en la región.

Fuente: www.losandes.com.ar

Deja un comentario