Argentina: Mauricio Macri se lanza a la conquista del liderazgo antikirchnerista

Fuerzas de Seguridad Política

(Especial para Infolatam por Rogelio Núñez)-. Mauricio Macri, el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se alza en estos momentos como el único referente opositor frente a un kirchnerismo en alza tras el efectista golpe mediatico que supuso la nacionalización de YPF. Esta medida dividió a la oposición, fracturó al radicalismo y entregó al gobierno de Cristina Kirchner el control de la agenda política.

Frente a esta situación el único opositor que parece haber salido reforzado es Mauricio Macri como aglutinador de la todavía desperdigada oposición y como líder del centroderecha argentino. En realidad, la agria pelea que mantiene en estos momentos con Cristina Kirchner le favorecería al situarle como el referente principal del antikirchnerismo ante un radicalismo dividido y un socialismo de Hermes Binner que no logra diferenciarse del kirchnerismo.

Macri ha chocado con la Presidenta a lo largo de estas semanas por varios motivos que se relacionan con el gobierno de la ciudad de Buenos Aires: la gestión del metro, el cobro de las basuras y la dirección de la policía: “con el kirchnerismo no se puede discutir nada. Sacan la policía, quitan los subsidios y nos crean un problema con la basura … No creemos en la división y en la agresión. Hay una propuesta basada en el respeto, en el dialogo, en la unidad y con mirada de futuro”.

La semana pasada, la Presidenta pidió que la ciudad de Buenos Aires abone más por la basura y la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) ordenó que el distrito pague 35 por ciento más .

Tiempo antes, Mauricio Macri anunció que rechazaba el traspaso del subte a la ciudad, luego de que la ministra de Seguridad Nilda Garré ratificara que quitará a la Policía Federal como fuerza de seguridad del subte: “Así no se puede seguir. Hace falta resolver con seriedad. No podemos hacernos cargo de estos diez años de falta de inversión”, aseguró Macri.

La escalada de la pelea

Por todas estas razones, Macri ha llegado a acusar a la presidenta Cristina Kirchner de querer “fundir” a la Ciudad, al recordar esta clase de medidas: “la verdad que me encantaría poder decir que hemos tenido un gobierno que tuvo en cuenta a los que viven, estudian y trabajan y que convivimos en este área. Pero la verdad que no. En nueve años y medio, este gobierno se jacta de hacer obras en todo el país y no tiene una obra para presentar en la ciudad”.

Mauricio Macri, jefe del gobierno porteño

Macri intenta hacer ver que no hay en sus palabras animadversión política (“no pretendo que nos pongamos de novios sino que trabajemos para la gente”), pero su malestar se ha hecho muy evidente (“las agresiones tienen que tener un límite. Vivimos en la Argentina y tenemos un área metropolitana”).

Las diferencias se han ahondado tras la expropiación de YPF, a la que el macrismo se opuso a contracorriente del resto de fuerzas opositoras, que en general la respaldaron.

Macri rechazó rechazó la nacionalización de la petrolera porque “nos aleja de la posibilidad del autoabastecimiento” y “no se sustenta siquiera desde la razonabilidad de buscar una solución a un problema gravísimo”.

Y de forma contundente opinó que “es una confiscación … fue previamente alertada durante años por los mejores expertos y ex secretarios de Energía”. Para Macri la medida pone en peligro la estabilidad del país: ”anoche me fui a dormir muy preocupado, conmocionado como muchos otros argentinos … Esta decisión va en contra de los intereses de los argentinos. Vamos a estar peor en un año que hoy …Lamento enormemente sentir que una vez más la Argentina va por el peor camino”,

Incluso, Macri ha ido más allá y cree que el kirchnerismo está fracturando al país por querer “generar una división entre argentinos”: “lo que he encontrado como respuesta es la negativa … Lo grave es que la Presidenta quiere generar una división entre argentinos”.

Cristina Kirchner no se ha quedado callada y ha preferido la ironía a la hora de atacar a Macri cuando se refirió a ”los que se andan quejando por ahí, que nada les viene bien, que nada les gusta, que parecen la gata Flora, que dicen ‘si lo quiero, que si no lo quiero’. La verdad que… dios mío…. ¡Qué gataflorismo terrible!”.

“¡Que alguien le explique (a Macri) cómo funciona la República Argentina! … Creo que, en definitiva, más que nada es ignorancia”, dijo la Presidenta.

La mirada en 2015

Detrás de esta pelea está la aspiración de Macri a lanzar su candidatura presidencial en 2015 y la de Cristina Kirchner por evitar que surja un líder antikirchnerista con opciones.

Macri quiere aprovechar esta coyuntura para transformarse en un referente opositor por lo que su mano derecha Federico Pinedo ha contactado con el resto de los bloques opositores para lograr apoyo ante lo que el propio diputado consideró ante LA NACION como “la actitud antidemocrática y destructiva del Gobierno” con respecto a la ciudad.

Además, Mauricio Macri ha empezado a delinear su propuesta para 2015: “la Argentina no está condenada al fracaso, merecemos un futuro mejor. Y Pro es la alternativa al kirchnerismo”.

Macri y Cristina Kirchner pelean mirando a 2015

Incluso, Macri se ha definido ideológicamente cuando asegura que “somos desarrollistas en lo económico, liberales en los derechos individuales, republicanos y transgresores en acercar la política a la gente”.

Asimismo, se diferenció del “modelo” que encarna el kirchnerismo: “todos los modelos son buenos, la diferencia está en los valores de quienes los encarnan”.

Macri está ganado peso como única alternativa al kirchnerismo y como referente opositor gracias a la crisis por la que atraviesan las otras fuerzas.

La UCR luce dividida tras la expropiación pues mientras el sector cercano a Ricardo Alfonsín tiene puentes con el Frente Amplio que encabeza Hermes Binner, y otros como Óscar Aguad se inclinan por acercarse al macrismo.

Por otro lado, el socialismo no es capaz de distanciarse del kirchnerismo como muestra el apoyo a la nacionalización de YPF por parte de Hermes Binner: “nunca fuimos antiperonistas … ni menemistas, ni kirchneristas”.

Esto ha sido denunciado por Macri al subrayar que solo su partido, PRO, se alza como alternativa al oficialismo con políticas diferentes: ”dicen representar a la oposición, pero apoyan todas las iniciativas del kirchnerismo … Ser oposición significa plantear las diferencias con una visión propia”.

Sin embargo, el socialismo apuesta por una oposición no dura frente al gobierno y no tiende puentes con el centroderecha para formar un gran frente antikirchnerista: “no es dividiendo sino sumando como vamos a construir un espacio mejor … por ejemplo, con Macri no tenemos nada que ver”.

De todas formas, como sostiene Carlos Pagni en el diario La Nación, por ahora, más que pensar en 2015 el macrimo y otros referentes antikirchneristas apuestan por sobrevivir porque sin supervivencia no habrá 2015.

Pagni asegura que “Macri, Scioli, Moyano no expresan, al menos por ahora, proyectos de poder. Buscan la supervivencia. Descubrieron, acaso contra su propia voluntad, que sólo saliendo de la inercia en la que estaban instalados podrán evitar la próxima escena que les tiene preparada el kirchnerismo: terminar devorados por un gobierno que aspira a la suma del poder. La consigna “vamos por todo” implica que el otro se quedará sin nada. Es la propia Presidenta quien, con esa tendencia a la expansión, consigue que la vida pública se vaya descongelando en una serie de movimientos defensivos”.

Fuente: www.infolatam.com

Deja un comentario