GARRE PROMUEVE LA INSEGURIDAD

Fuerzas de Seguridad Política

La ministra de Inseguridad, Poncio Pilato Garré, acaba de anunciar que a partir del 1 de febrero retirará la Policía Federal de los subterráneos en una clara jugada a favor del delito, que además constituye un nuevo ataque a los porteños y a los usuarios en general. De ese modo vuelve a lavarse las manos para responsabilizar a otros de lo que a la Nación le corresponde: la seguridad de la Ciudad.

Poncio Pilato Garré ya ha retirado a la Policía Federal de los hospitales, de los subtes y de la Zona Sur de la Ciudad. Con irracionalidad desarticuló el sistema de prevención y de combate al delito creyendo que de ese modo desgastará a la administración de Mauricio Macri cuando en realidad deja al descubierto otra canallada de los ultrakirchneristas. Sin exagerar, estamos en condiciones de afirmar que asistimos a un nuevo intento de desestabilización institucional de la Ciudad, como ya lo han hecho plantando la causa de las escuchas truchas, organizando con punteros K la ocupación del Indoamericano y dándole oxígeno a las denuncias de Lorena Martins, entre otras maniobras destituyentes. Fieles discípulos de Maquiavelo, ponen en práctica la funesta máxima “el fin justifica los medios”.

Por eso, en su afán de politiquería barata, Poncio Pilatos Garré sigue avanzando en contra de los porteños para tomarse revancha. En el fondo el kirchnerismo nunca tolerará que el 65% haya reelegido a Mauricio Macri.  El ultrakirchnerismo es resentimiento puro y duro, y en cuanto puede vengarse, se venga, sin importarle nada las reglas del juego democrático.

Esta forma de gobernar castigando a los adversarios (a los que considera enemigos) y premiando (previo sometimiento) a la tropa propia, es una de las características del populismo. Por eso creemos necesarios que se deje de llamar peronista a cualquier kirchnerista. El populismo es una religión política alejada de los partidos republicanos y tradicionales. Sólo beneficia a un círculo oligárquico, al capitalismo de amigos, y pulveriza la división de poderes, incumple la normativa constitucional, vulnera derechos humanos esenciales como la libertad de prensa, la seguridad, la integridad física, la propiedad privada, entre otros. Es decir, actúa al mejor estilo antiperonista.

Como no pudieron comprar el voto de los porteños a través del clientelismo, ahora retiran a la Policía Federal. La solución a tan descabellada medida es el traspaso total de la fuerza a la Ciudad con el presupuesto correspondiente. Los porteños merecemos seguridad y no el capricho de una ministra que cada vez favorece más al delito con su impericia, prepotencia e incapacidad en el ejercicio de su función. Apelamos a la Presidenta Cristina a que revea tan perniciosa medida.

.

LA SOLANO LIMA

Deja un comentario