El Parlamento uruguayo redactará la Ley de Inteligencia sobre la base de un proyecto de la oposición

Inteligencia Política Internac.

Una propuesta del diputado de la oposición José Amy, que apunta a regular las actividades de inteligencia estratégica estatal y crear la Secretaría Nacional de Inteligencia, presentada días atrás y precedida de amplios debates acerca de los controles a determinar en esta materia, incluyendo llamados a sala de los ministros de Defensa e Interior (que dijeron desconocer y no controlar la acción de los nuevos encargados de estas tareas), motivó finalmente, que las dos cámaras legislativas uruguayas decidieran elaborar, urgentemente, una Ley de Inteligencia.

Anteriormente, Amy, integrante de la Comisión de Defensa, había pretendido circunscribir dentro de determinados marcos el accionar del actual y recientemente creado cargo de Coordinador Nacional de Inteligencia, conflictivo aspecto hasta ahora no resuelto.

El proyecto ya existente, implica ,definiendo claramente , las actividades de Inteligencia, Contrainteligencia, e Inteligencia Estratégica y normalizar en la medida de lo posible su funcionamiento por sectores y como un todo. Se crearía, en la órbita presidencial, el Sistema Nacional de Inteligencia del Estado, encabezado por una Secretaría Nacional de Inteligencia u órgano similar, seguido por los respectivos servicios adscriptos a los Ministerios de Defensa, Interior, Relaciones Exteriores y, Economía y Finanzas, sumados a otros organismos invitados, todo lo cual conformaría el llamado Comité Nacional de Inteligencia.

El Poder Ejecutivo deberá fijar los lineamientos generales referentes a Política Nacional de Inteligencia, mientras la Secretaría tendrá a su cargo elevar al primer mandatario el Plan de Inteligencia Nacional, así como diseñar y ejecutar en detalle sus propuestas, además de convocar al citado Comité Nacional de Inteligencia, cuyas reuniones presidirá, requiriendo a su vez las asesorías adicionales que se consideren pertinentes.

Con esas informaciones, se producirá Inteligencia Estratégica, además de determinarse diversos cursos de acción a seguir, en torno a la protección de núcleos de información crítica del Estado, así como establecer las medidas a ser aplicadas, en su ámbito, contra actos u organizaciones terroristas, criminales y otro tipo de amenazas significativas identificables.

Esta Secretaría también será la encargada de las relaciones con entidades extranjeras del mismo tipo. A su vez se crearía, a nivel del Legislativo, una Comisión Bicameral Supervisora de las Actividades de Inteligencia, ante la cual el Secretario, tras ser electo por mayorías extraordinarias de 3/5 partes de ambas cámaras, deberá presentar sus informes anuales y/o especiales con caracter reservado.

Asimismo se establece que, toda búsqueda de datos que afecte la privacidad de las personas sea autorizada por la Justicia, apuntándose también a la eficiencia entre los medios utilizados y el producto obtenido, que no deberá ser utilizado en provecho propio, partidario o empresarial, así como se fijan disposiciones acerca del secreto de las actividades en cuestión.

Fuente: http://www.defensa.com/

Deja un comentario